Connect with us

Tecnologuía

Tecnologuía

No todo lo pasado fue mejor… y lo sabes: la tecnología de antes no molaba

Xataca

No todo lo pasado fue mejor… y lo sabes: la tecnología de antes no molaba

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Ese parece ser el mantra de esta época nostálgica que nos está tocando vivir. Todo huele a retro y a vintage. Pero si hay un área (aparte del estilismo, claro, que no vuelvan nunca las hombreras y los cardados, por favor) donde esta nostalgia está injustificada, es en la tecnología.

No todo lo pasado fue mejor… y lo sabes

Oldtech Jetsons

Vale que no tenemos coches voladores, ni pistolas de rayos láser ni teletransporte como nos prometieron los pioneros y las luminarias de la ciencia-ficción pero la tecnología ha avanzado una barbaridad en las últimas décadas y ha ayudado a que nuestra vida sea más sencilla, agradable e incluso divertida. La tecnología de antaño era un rollazo y si volviera sería peor para todos. Y en las siguientes líneas te lo vamos a intentar demostrar.

Vale que cosas como las versiones mini de las videoconsolas clásicas molan (aunque la PlayStation Classic sea muy bluff). Esa es una nostalgia tecnológica bien entendida ya que desarrolla un nuevo producto en base a ella que permite la diversión y la nostalgia de los mayores y darla a conocer a las nuevas generaciones a la misma vez.

Otra cosa bien distinta es decir que «ojalá volvieran las cintas de VHS» o que echas de menos llevar a revelar los carretes con las fotos de las vacaciones o que Internet se te cortara cuando llamaba a casa tu abuela. Esta nostalgia injustificada es la que vamos a intentar combatir en este artículo.

Pero ojo, sólo vamos a hablar de tecnología y gadgets que fueron un éxito en su momento. No tendría sentido hablar de los vídeos Beta, el minidisc, el laserdisc o la CD-i. Si fueron un fracaso (justificado o no) en su momento, muchos astros se tendrían que alinear para que fueran un éxito tantos años después… aunque en otras áreas como el cine se puede dar el caso: ‘Blade Runner’ fue un fiasco de crítica y público en su estreno en 1982 y mirad hoy, la cinta de culto por excelencia.

Y ahora sí, pasemos a listar algunas tecnología añejas que, por favor, esperamos que no vuelvan nunca.

La máquina de escribir

Oldtech 01

Indispensable para entender la evolución de la escritura, la máquina de escribir, desarrollada durante el siglo XIX, vivió su época de apogeo durante casi todo el siglo XX hasta que los ordenadores con su amplia capacidad de almacenamiento, sus teclados ergonómicos, sus procesadores de textos con cientos de opciones y sus impresoras multifunción conectadas terminaron por enterrarla con el cambio de siglo.

¿Te imaginas volver ahora volver a la máquina de escribir? ¿A esas teclas durísimas? ¿A esa palanca de retorno de carro? ¿A esos rollos de tinta que se acababan siempre en el peor momento? ¿A cambiar de folio? ¿Al typex? Pues el revival también ha llegado a la máquina de escribir con cosas como Freewrite (anteriormente Hemingwrite), una alternativa digital con pantalla de tinta electrónica y conexión a la nube que hay que reconocer que tiene buena pinta.

Pero es que además en territorios hipsters como Williamsburg, Misión o la misma Malasaña los modernos han rescatado la máquina de escribir clásica y la llevan en ristre al parque, al Starbucks, en el metro… Nada mejor que tomarte tu frapuccino con un barbudo al lado dándole a la tecla de una Olivetti de 1980. O no.

La casete

Oldtech 02

El indiscutible mayor regalo de los Países Bajos al mundo es la casete (sí, según la RAE se debe escribir así) o, como se la conoce coloquialmente en España, La Cinta. De Philips al mundo para democratizar la creación y la distribución de la música (la edad de oro de la maqueta podríamos decir)… aunque fuera a costa de la perdida de calidad del audio con respecto al disco de vinilo.

Gracias a los reproductores/grabadores con doble platina podíamos crear de una manera «relativamente» sencilla (pero a todas luces engorrosa comparada con las facilidades que ofrecen a día de hoy Spotify y similares) nuestros recopilatorios o mixtapes que decían en las pelis americanas y gracias a los Walkmans (verbigracia de la rival Sony) podíamos llevarnos nuestra música a todas partes… siempre que fueran 90 minutos o menos.

Eran viejos buenos tiempos pero primero los cds, luego los reproductores MP3 y finalmente los servicios de streaming han mejorado y facilitado mucho nuestro acceso y consumo de música desde entonces… y tampoco puede apelar la casete al factor de la calidad para lograr su revival como ha sucedido con el vinilo.

Y aún así lo está logrando. En especial después del estreno en 2014 de ‘Los Guardianes de la Galaxia’ y la afición de Peter Quill por las mixtapes setenteras. Ha terminado llegando hasta un Cassette Store Day de relativo éxito en Estados Unidos e incluso hay un documental centrado en este renacimiento de la casete: ‘Cassette: A Documentary Mixtape’.

Igual en este caso hemos llegado un poco tarde a nuestra propósito de que las tecnologías viejunas no vuelvan pero tampoco creemos que este reproductor de cassette con Bluetooth del que hablamos hace unas semanas por aquí vaya a terminar teniendo éxito.

El disquete

Oldtech 03

Su forma nos sigue acompañando porque se ha convertido prácticamente en un estándar de diseño para identificar la acción de «Guardar» o «Salvar» en las interfaces de software. Sin embargo, difícilmente ningún integrante de la generación Z (o centennials o como se quieran llamar los nacidos en este siglo XXI) identificará tal icono como un disquete (sí, de nuevo la RAE nos dice que se escribe así en español), aquel dispositivo de almacenamiento magnético de 3,5 pulgadas de tamaño y, como mucho, 1,44 MegaBytes (si, megas) de capacidad.

No es que ahora no resulte fastidioso meter el disco con tu nuevo videojuego en la consola de cuarta generación y tener que descargarte gigas y gigas de datos antes de ponerte a jugar pero por lo menos no tienes que acarrear con seis u ocho disquetes e ir introduciéndolos uno a uno en la disquetera para instalarlo. Es un avance.

Pero vamos, que con lo que ha evolucionado el tema del almacenamiento (pendrives con teras de capacidad, gigas y gigas en la nube…) no parece probable que la moda revival llegue a los disquetes más allá de para su reutilización creativa. Y si así fuera, que no panda el cúnico, parece que el mítico programa Hacha sigue siendo operativo para las últimas versiones de Windows por lo que podrás trocear tus archivos y meterlos en disquetes.

El VHS

Oldtech 04

Ganador indiscutible de la cruenta guerra del vídeo doméstico acontecida en los 80 y vehículo indispensable para la edad de oro del videoclub que se vivió entre esa década y la siguiente, es fácil sentir nostalgia del VHS (Video Home System) si tienes cierta edad. Los viejos buenos tiempos y tal.

Sin embargo la calidad y la experiencia de usuario que ofrecían tanto reproductores (en especial los baratos de marcas blancas) como cintas de vídeo VHS dejaban mucho que desear: cabezales que se rompían, había que rebobinar la peli antes de devolverla al videoclub y cuando grababas de la tele en la cinta más de dos veces la degradación de la imagen, esa «neblina», era más que evidente.

Con la aparición del streaming (y el pirateo que sigue ahí, tampoco hagamos como que ya no existe) el formato físico para pelis y series está de capa caída (las ventas de blu-rays y DVDs han caído dramáticamente) y no parece probable que un formato tan vetusto, desfasado y poco compatible con las Smart TVs y monitores actuales como el del VHS vaya a repuntar ahora salvo, como en el caso de las casetes, para que la gente demuestre su creatividad.

También está la gente que rebusca entre viejas cintas con la esperanza de encontrar joyas ocultas que digitalizar y ofrecer a las audiencias del siglo XXI como es el caso del instagramer @vhsdude o, hablando de contenido español, este hilo de Twitter de @gamusino.

El Discman

Oldtech 05

Con más calidad de audio y más capacidad, el CD sustituyó a la casete como el soporte más utilizado para la reproducción y grabación de audio y los señores de Sony intentaron repetir el éxito del Walkman con el Discman, que rápidamente fue imitado por multitud de otras marcas.

Un vistazo por Amazon nos descubre que los reproductores portátiles de CD siguen existiendo por decenas, algunos con características muy apetecibles y unos diseños menos espantosos que los originales noventeros (aunque igual de poco amigables para ser transportados).

Entre las especificaciones de casi todos pone anti-shocking y quizás sea verdad que algunos hayan conseguido resolver de verdad el gran problema que tenían estos reproductores: los saltos. Ibas en el autobús y pillaba un bache: saltaba. Salías a correr y cada pocas zancadas: saltaba.

Era insufrible y aún así no sería descartable su revival sino fuera porque se siguen fabricando y vendiendo (aunque sea fuera del radar de los principales medios tecnológicos) y eso le quita la gracia y el atrayente efecto «vintage».

Y es que, con la burrada de capacidad de los ya omnipresentes smartphones actuales y las mejoras en términos de sonido de dichos aparatos en los últimos tiempos, si incluso los reproductores de MP3 están de cada caída, ¿por qué iba a volver el Discman? Por favor, no.

El beeper

Oldtech 06

Los teléfonos móviles primigenios eran unos armatostes de cuidado, bastante caros y con una cobertura limitada, aptos tan sólo para que los yuppies de Wall Street pudieran cerrar sus tratos desde sus deportivos. Por eso en los 80 se empezó a popularizar otra forma de comunicación móvil más minimalista y accesible para todos: el beeper, el mensáfono o, como se le conoció popularmente en España, el busca.

Creados durante la primera mitad del siglo XX en los Estados Unidos para mantener siempre conectados a profesionales como policías o médicos, los más básicos tan sólo te mostraban el número que te había llamado para que le llamaras después pero los más potentes incluso permitían comunicación vía mensajería de texto (de pago, claro).

En España estos beepers no se popularizaron hasta bien entrados los 90 gracias a una promoción de Coca-Cola que consiguió que todos los adolescentes de la época tuviéramos uno… pero claro, al poco llegó la proliferación del móvil (te lo regalaban al abrir una cuenta en el banco e incluso al comprar la fruta en el supermercado… bueno, esto último quizás sea un poco exagerado) y el beeper fue a parar al mismo cajón del Tamagotchi.

Con la necesidad de conexión permanente que tenemos a día de hoy, parece improbable que el beeper, una forma de comunicación tan limitada, vaya a vivir una resurrección pero de ser así, podría hacerlo ya que la mayoría de frecuencias en las que operaban los principales protocolos utilizados por los beepers siguen abiertas y siguen siendo utilizados en distintos países sobre todo en el ámbito médico.

El módem de 56k

Oldtech 07

Queridos centennials (ver más arriba): antes de la fibra óptica, del Wi-Fi, el 4G e incluso del ADSL Internet nos llegaba exclusivamente a través de la línea telefónica convencional y el módem era la manera que teníamos de conectarnos a la «Red de Redes».

En aquellos tiempos pretéritos (bueno, los 90) todo era engorroso si querías navegar y ser todo un «internauta»: la velocidad era lamentable (7Kb/s… y eso que el de 56k era el módem más evolucionado), las facturas abultadas, el ruido de conexión insufrible y si llamaban al fijo, fuera tu abuela o un comercial de la compañía de seguros, se te cortaba Internet y se te quedaba colgada la descarga del trabajo de naturales del Rincón del Vago (no es algo que yo hiciera, que conste).

Amazon 1999

Nadie en su sano juicio querría volver a esos tiempos en los que soñábamos con la banda ancha y la tarifa plana pero, por si acaso, dejo el siguiente vídeo como prueba:

Los ordenadores ochenteros

Oldtech 08

Aquí vamos tarde porque la retroinformática lleva tiempo de moda y en España más todavía con múltiples ferias (Madrid, Zaragoza…) por toda la geografía y hasta museos (como el de Ibi, provincia de Alicante, o el de Cáceres).

Y bien es cierto que, comparadas con los PCs clónicos Pentium con el Windows de turno (3.1, 95, 98…) que proliferaron en los 90 y que se comieron todo el mercado (salvo esa pequeña aldea gala llamada Apple), todas esas máquinas ochenteras tienen un aire de diversidad, libertad e incluso de descubrimiento, como aquellos locos pioneros de la conquista del oeste, que sigue resultado atrayente.

Amstrad, Commodore 64, ZX Spectrum, Amiga, MSX… nombres y siglas que despiertan sentimientos en muchos de nosotros. Pero seamos serios, eran unas cacharras con unas prestaciones irrisorias y unos tiempos de carga salvajes que si tuviéramos que volver a utilizar en nuestra día a día, se nos caería el alma a los pies. Que a este paso va a terminar llegando la nostalgia de los mainframes y las tarjetas perforadas y mira, no.

spectrum

Podríamos hablar también de las cabinas telefónicas, las cámaras analógicas, el Tamagotchi, las televisiones de tubo, las impresoras matriciales, el puerto paralelo, el WAP o tantas otras tecnologías que hicieron nuestra vida más fácil y/o divertida pero quedaron obsoletas por tecnologías manifiestamente mejores y que no deberían volver pero con los ejemplos listados arriba hay más que de sobra para entender el concepto.

Y ojo, a la velocidad que avanza la tecnología, lo mismo dentro de unos años hay que volver a este artículo y añadir tecnologías como las tarjetas de crédito, los ordenadores personales, el puerto jack o, qué se yo, los medios de transporte tradicionales porque, por fin, la gente del CERN, del MIT o de la Sorbona se ponen en serio e inventan de una vez por todas el teletransporte, que ya está bien.

También te recomendamos


Desarrollar videojuegos como si fuesen películas funciona: así fue como Gonzalo Suárez, “Gonzo”, arrasó con la saga ‘Commandos’


Más de 300 joyas de la informática en un rincón de Cáceres: así es el Museo de Historia de la Computación


Renault e-Plein Air: la transformación del clásico Renault 4 en un precioso coche eléctrico con aspecto retro


La noticia

No todo lo pasado fue mejor… y lo sabes: la tecnología de antes no molaba

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Fernando Siles

.

More in Xataca

To Top
A %d blogueros les gusta esto: