Connect with us

Tecnologuía

Tecnologuía

Vertigo: 25 años de la editorial que cambió el cómic americano para siempre

Xataca

Vertigo: 25 años de la editorial que cambió el cómic americano para siempre

¿Qué tienen en común ‘Watchmen’, ‘The Sandman’, ‘Predicador’ y ‘Fábulas’? Pues aparte de que son grandes cómics imprescindibles y míticos, el factor que comparten es que, de un modo u otro, se publicaron en Vertigo, el sello editorial de DC Comics que este año cumple 25 años.

Hablar de Vertigo es hablar del lugar donde se gestaron las grandes sagas e historias de finales del siglo XX. Desde su germen en los ochenta y fundación oficial en los noventa hasta bien entrada la primera década del siglo XXI, bajo su sello se han publicado los cómics más influyentes de los últimos 30 años.

Karen Berger, la mujer que hizo posible el mejor cómic

Karen Berger Hero

Para comprender la historia de Vertigo, nada mejor que indagar en la cabecilla del sello. En 1979 Karen Berger era una joven recién salida de la Universidad de Brooklyn con los estudios en filologia inglesa completados y un afán por trabajar en lo suyo. J.M. DeMatteis, amigo y guionista primerizo en DC, le habló de un trabajo como asistente en la editorial.

El hecho de que sus conocimientos sobre los cómics eran nulos, como admitió a Paul Levitz (su jefe), no impidió que fuera contratada por una editorial en busca de nuevas voces creativas.

A pesar de empezar con superhéroes (la Legión), desde el principio se vio que su trabajo como editora asistente viraba hacia las antologías de género como ‘House of Mystery’ y las historias de un corte más adulto. Tanto que se encontró con alguna historia rechazada por incumplir los términos del Comics Code, la herramienta de autocensura de la industria del cómic estadounidense.

Morrison And Berger Karen Berger junto a un Grant Morrison con pelazo y sin consumir, todavía, drogas

A Karen le apasionaban los británicos. Veía en ellos un vehículo para despuntar y diferenciarse a la hora de contar historias. Llevaba ya un tiempo trabajando con Alan Moore en ‘La Cosa del Pantano’, título en el que sucedió a Len Wein como editora y el destino le brindó un viaje a una convención británica con el fin de “cazar talentos”.

Corría el año 1986 y DC estaba siendo la editorial que había que leer: Frank Miller con su Batman, los relanzamientos post-crisis de Superman de John Byrne, Wonder Woman de George Pérez, que editaba ella, y Alan Moore comenzaba con su ‘Watchmen’. Era el turno de ser embajadora de la editorial y en Inglaterra conoció a Neil Gaiman, quien le propuso la idea para Sandman.

La invasión británica y el nacimiento de Vertigo

Neil Gaiman

Neil Gaiman se convertiría en uno de los miembros de la llamada invasión británica: surgieron media docena de títulos realizados por autores de todo Reino Unido en lo que podríamos considerar la era pre-Vertigo. Títulos que cogían en su mayoría a un personaje casi olvidado, o no tan establecido, de DC y lo reformaban en un cómic “para lectores adultos”.

En esa época pre Vertigo se empezó a publicar el ‘Hellblazer’ de Jamie Delano, ‘Shade: el hombre cambiante’ de Peter Milligan, ‘Orquídea negra’ y ‘The Sandman’ de Neil Gaiman, ‘Animal Man’ y ‘La patrulla condenada’ de Grant Morrison, etc. Cómics todos de una calidad soberbia y que llevaron a DC a gobernar el mundo del cómic durante la década. Pero no era suficiente.

Hellblazer

Saltamos a 1992 y los títulos que editaba Karen Berger ya están más o menos establecidos. Pero los noventa fueron una década atroz para el cómic americano: las superestrellas del dibujo habían abandonado Marvel y fundado Image y las grandes editoriales necesitaban un golpe de efecto.

Parecía haber hambre por la espectacularidad y el llamar la atención como sea en el mundo superheroico. Como ejemplo de la época, en las oficinas de Superman ya se planificaba ‘La muerte de Superman’. En Marvel, los crossovers empezaban a ser lo más loco y sacacuartos posible…

Wildcats

Era la hora de dar un paso. Karen Berger alzó la voz en una reunión y propuso la creación como sello editorial de Vertigo. Si querían priorizar al autor no podían seguir para siempre siendo “un cómic más” de DC a la hora de ser editados. Buscaban alejarse del pertenecer a un universo interconectado y, además, buscar series completamente fuera de lo habitual.

La idea de Berger fue mantener los títulos que llevaba editando hasta el momento y juntarlos con series de autor que mantendrían la autoría y los derechos sobre sus personajes y sus obras. Un movimiento que es prácticamente pionero a la hora de hablar de DC y Marvel, que solo años antes habían empezado a abrir la mano en el tema de royalties.

El antídoto contra las grandes historias de Marvel y DC

Shade

Así, en enero de 1993 saldrían en EEUU las series “clásicas” (‘The Sandman’, ‘Hellblazer’…) ya con el logo de Vertigo. Había empezado una época dorada del cómic que se contraponía a todo lo que se estaba haciendo en el resto de la industria del cómic mayoritario.

Para ponernos en perspectiva, estamos en una época en la que las grandes editoriales, sobre todo Marvel, han sido dañadas por Image. Es una era en la que la oscuridad ochentera ha derivado hacia la creación de historias extremas, violentas, de golpes de efecto, de intentar llamar al público como sea.

Los primeros años de Vertigo compartieron vida con megacrossovers y largas sagas como ‘La muerte de Superman‘ de Dan Jurgens et al., ‘La caída del murciélago’ (Batman) de Chuck Dixon et al., ‘La saga del clon‘ (Spiderman) de Terry Kavanagh et al., ‘La era de Apocalipsis’ (X-Men), de Scott Lobdell et al.,, ‘Onslaught’…

Preacher Glenn Fabry Garth Ennis Steve Dillon 18937 Jpg D

Esa época en la que los superhéroes se enfrentaban a intrincadas historias fue la que dio fruto a la segunda gran oleada de cómics de Vertigo: en 1994 Grant Morrison comenzaría con ‘Los Invisibles’, al año siguiente Garth Ennis y Steve Dillon presentarían ‘Predicador’, ‘Transmetropolitan’ de Warren Ellis se haría esperar hasta 1997, ‘100 Balas’ de Azzarello cerraría la década inigualablemente.

Los títulos llamaban la atención tanto a los adolescentes como a los lectores más adultos, pero las ventas no siempre acompañaban. De hecho si ‘Transmetropolitan’, el increíblemente actual y chocante cómic sobre periodismo y política, sobrevivió a su primer año fue porque las ventas en tomo funcionaban de maravilla, pese a perder dinero con las entregas mensuales. Una tónica que acabó contagiando al resto de series.

Llegando al siglo XXI

Dcvertigo

Durante la primera década de siglo XXI Vertigo entró en una especie de transición: las series gloriosas de los 90 como ‘Sandman’ y ‘Predicador’ habían terminado ya, ‘Transmetropolitan’ estaba en su recta final y ‘Lucifer’ de Mike Carey no terminaba de tener el status de vaca sagrada como lo tenían sus predecesoras.

Por su parte, DC y Marvel estaban aprendiendo a dar voz a sus propios guionistas tras una gran crisis de creatividad (y, en el caso de la Casa de las Ideas, económica). Incluso Image estaba empezando a deshacerse de su política inicial y ya ofrecía una alternativa a autores inquietos (Robert Kirkman comenzaría ‘Los muertos vivientes’ en 2003).

Durante esos primeros años del siglo nuevo sería ‘100 Balas‘, la historia de venganza y violencia de Brian Azzarello y Eduardo Risso, uno de sus buques insignia. Título al que pronto se unirían ‘Fábulas‘ de Bill Willingham y la post-apocalíptica ‘Y. El último hombre‘ de Brian K. Vaughan. Pero también llegaban autores como Brian Wood y su ‘DMZ’ y ‘Northlanders’; Jason Aaron irrumpía en escena con ‘Scalped‘ y ‘American Vampire’ de Scott Snyder.

Un sello en decadencia

Saucer Country Run

Es triste decirlo, pero sí: Vertigo dejó de ser el gran sello de los 90, ese sitio para que los creadores pudieran hacer sus cosas con la seguridad y el respaldo que es tener una megaeditorial detrás hace demasiado tiempo. Con el tramo final de ‘Hellblazer’ y la marcha de Karen Berger en 2012, DC no ha terminado de atinar con el sello.

En esta última década se han sucedido una serie de cambios a nivel editorial que han ido quitándole el peso y la importancia que tenía. No es que hayan dejado de publicar buen material (‘Saucer Country’, ‘Punk Rock Jesus’ son joyitas que han pasado desapercibidas), simplemente han dejado de tener la relevancia que tenían y en DC no han sabido qué hacer con ellos.

Punk Rock Jesus

Aquí es donde les ha comido el terreno Image, la editorial fundada por Rob Liefeld, Jim Lee y compañía y que es actualmente todo un paraíso para el creador independiente y para todos aquellos autores de superhéroes que quieren hacer sus cosas fuera de Marvel/DC.

Ahora Vertigo entra en su cuarto de siglo de vida preparando un nuevo relanzamiento (el tercero de los últimos seis años). En esta ocasión parece que van más en serio con una línea basada en Sandman y nuevos títulos independientes para 2019.

Luci Cv1

Entre estos títulos destacan una nueva serie de ‘Lucifer‘ de Dan Watters, ‘Libros de la Magia‘ de Kat Howard, ‘Second Coming’ de Mark Russell, ‘Goddess Mode’ de Zoe Quinn y ‘American Carnage‘ de Bryan Hill entre otros.

En los años 90 no había esta diversidad de obras de autor en el mercado mayoritario, por lo que Vertigo cubrió esa necesidad y fue el el sitio al que aspirar. Ahora hay mucha más competencia y es muy difícil convertirse de nuevo en el sello imprescindible que una vez fue.

También te recomendamos


Quien está contando mejor ahora la historia es el cómic y el manga: 17 recomendaciones para empezar


¿Por qué existen tantos formatos HDR y de quién dependen?


Brian K Vaughan es el guionista de cómics más en forma de esta década


La noticia

Vertigo: 25 años de la editorial que cambió el cómic americano para siempre

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Albertini

.

More in Xataca

To Top
A %d blogueros les gusta esto: