Connect with us

Tecnologuía

Tecnologuía

Debian cumple 25 años, larga vida a una de las distros Linux más veteranas

Omicrono

Debian cumple 25 años, larga vida a una de las distros Linux más veteranas

Linux forma parte de nuestras vidas, aunque no nos demos cuenta. Puede que no lo sepas, pero usas Linux a diario; cada vez que navegas por Internet, usas un smartphone, conduces tu coche, compras en negocios, o trabajas, probablemente estás usando Linux. Puede que no haya conseguido conquistar el escritorio; pero GNU/Linux sigue siendo uno de los sistemas operativos más importantes de la actualidad.

Y Linux nunca podría haber llegado a donde será si no fuera por Debian. Una de las primeras distribuciones (o “distros”) que nacieron después de que Linus Torvalds publicase las primeras versiones del kernel; el proyecto que dio ejemplo a todos los demás, definiendo muchas de las características que hoy en día asociamos con Linux.

25º aniversario de Debian

Linux es estable, seguro, y abierto. Debian tiene buena parte de culpa de esas tres definiciones. Empezando por el motivo de su nacimiento: porque en 1993, apenas un año antes del lanzamiento de la versión 1.0 de Linux, aún no existía una distro “en condiciones”.

Existían otros proyectos, por supuesto. Como Slackware, que gana a Debian como la distro más veterana en activo. Pero la mayoría no iban en serio, o no tenían los recursos para hacerlo. Internet estaba llena de distros inestables, sin terminar, y que daban prioridad al último programa o a la última librería, en vez de centrarse en lo que funcionaba. La comunidad open source aún era joven y mal organizada.

Entre todo eso, Ian Murdock anunció el 16 de agosto de 1993 el desarrollo de Debian Linux; el nombre, la unión de los de su novia de entonces y el suyo propio. La misión, hacer realidad la idea de una comunidad libre, al mismo tiempo que se ofrecía un sistema seguro y estable.

Por qué Debian es diferente

Por eso, Debian sólo usa software libre. A diferencia de otras distros que han integrado código cerrado o privativo para apelar al gran público (como Ubuntu), en Debian era importante realizar el sueño open source.

También lo era asegurarse de no ser como otras distros. Por eso, Debian es famoso en toda la comunidad por tomarse su tiempo en hacer las cosas (hasta el punto de ser un chiste). Después del anuncio de agosto de 1993, al mes siguiente salió la primera versión inestable, 0.90.

Pues bien, tuvieron que pasar nada menos que tres años para que fuese lanzada la primera versión estable, la 1.1. En ese tiempo, Linux lanzó su primera versión estable y aparecieron multitud de distros. Pero esa no era la carrera de Debian.

Tal vez por eso es gracioso que el lanzamiento de la primera versión estable de Debian fuese tan caótica. Si os fijáis, he dicho que era la versión 1.1, y no la 1.0. Eso es porque oficialmente no existe versión 1.0 de Debian.

Todo ocurrió porque InfoMagic, un distribuidor de discos, se equivocó y distribuyó una versión en desarrollo de Debian como “versión 1.0”. El proyecto Debian tomó la decisión de anunciar que no existía tal versión, y lanzar 1.1 en junio de 1996.

Cómo Debian equilibra lo nuevo con lo estable

Pero en Debian saben muy bien del ansia por conseguir el último software que sufrimos algunos entusiastas. Por eso, existen tres ramas de Debian:

  • La estable (Stable). Como su nombre indica, sólo se actualiza con parches de seguridad y usabilidad. Nuevas versiones salen cada dos años aproximadamente.
  • La inestable (Unstable). De nombre código Sid, es la versión de desarrollo, con software moderno y que se actualiza rápido. Muchas distros se basan en esta rama de Debian.
  • La de pruebas (Testing); representa la siguiente versión de Debian, y es donde van a parar los paquetes que se implementan en Unstable. Si no lo vas a usar en una máquina crítica, puede que te interese esta versión.

Como buen proyecto abierto que es, Debian ofrece una gran libertad a los usuarios. Podemos instalar una variedad de entornos de escritorio, y no hay uno “oficial” como en la mayoría de distros.  También tenemos acceso a muchos paquetes y programas.

Por todo esto, descargar Debian “completo” en su momento era una ardua tarea, consistente en multitud de discos; la última versión estable ocupa nada menos que 3 DVDs. Para solucionarlo, se lanzaron versiones mas reducidas con un instalador que nos permitía descargar sólo los paquetes que necesitásemos.

La distro Linux más influyente

Es gracias a esta variedad de paquetes y a la apuesta por la estabilidad que muchas distros Linux se basan en Debian; cogen lo que les interesa y crean una experiencia propia. El caso más famoso es el de Ubuntu, que usa muchas de las partes de Debian, como la gestión de paquetes .deb.

Es difícil apreciar la enorme aportación de Debian al movimiento open source y a Linux. Podemos decir sin dudar que, sin Debian, Linux no estaría donde está. Y a diferencia de otras distros, lo ha conseguido de manera lenta, pero segura; con algunos tropiezos, pero siempre sabiendo cómo levantarse. Brindamos por otros 25 años.

La entrada Debian cumple 25 años, larga vida a una de las distros Linux más veteranas aparece primero en Omicrono.

More in Omicrono

To Top
A %d blogueros les gusta esto: